También adquiere las versiones electrónicas PDF en Lulu.com

domingo, 11 de diciembre de 2011

Los relatos de Juanito Extraño · Polo Norte gris...


6 comentarios:

Shade dei Machiavelli dijo...

Pobre, me dio penica la visión del mundo que tiene hoy. Aunque muchos deberían recordar lo que a Juanito le acaba de recordar su tristeza.

la MaLquEridA dijo...

Juanito es tan extraño...

Gerardo Huerta Jaime dijo...

Ese es el lado triste de la fantasía.
Buen dormingo tengas, Gabriel.

Gabriel Cruz dijo...

Ya se Shade, ese día Juanito amaneció triste, y hay que tener presente que aquella es una realidad que existe día a día :(

jejejejeje ¿porqué lo dices Malquerida? tan bizarra te ha parecido la historia que nos ha compartido este domingo? jejejejeje

Ni que lo digas Gerardo, cruda pero cierta, y es una faceta de la vida que por el ajetreo de la vida se nos va, olvidamos que hay quienes están en situaciones muy precarias :(

¡¡Va buena vibra para todos!! tengan un gran domingo :)

el aguijon del moscardon diesel dijo...

ya encontrará juanito la manera de ayudarlos para vencer la tristeza...

Juan Carlos Partidas dijo...

Hermosa historia, Gabriel. Ojalá a todos los niños les enseñen que Navidad es mucho más que recibir regalos. Ojalá de verdad se celebrara el nacimiento del Niño Dios y le diéramos de regalo el compartir con los demás, especialmente con los más necesitados.

Comparto uno de los pasajes que me parecen más hermosos de La Biblia: "En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones. Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas, de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda. Entonces dirá el rey a los de su derecha: "Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme." Entonces los justos le contestarán: "Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?" Y el rey les dirá: "Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis."